domingo



Claves para elegir el chupete de tu hijo

Los norteamericanos lo llaman “pacifier” y no es extraño: el chupete tiene un efecto calmante y tranquilizador para el bebé y responde a su instinto natural de succión. Además, se ha demostrado que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante.

De látex, de silicona, de una pieza, con tetina de gota, anatómica o simétrica… Existe una gran variedad de chupetes en el mercado.

Las tetinas de los chupetes se fabrican con silicona o látex. Elegir una de ellas dependerá, sobre todo, de las preferencias del bebé.
Generalmente se recomienda la silicona al menos para los primeros meses ya que no absorbe sabores ni olores y no se deforma con el paso del tiempo. Para los niños con alergia al látex, por supuesto, son la única opción.
La tetina de látex suele recomendarse cuando al niño ya le han salido los dientes, porque es un material más resistente a los mordiscos, suave, flexible y produce una sensación de succión muy natural.


Cuidados e higiene del chupete
Se recomienda cambiarlo con frecuencia, sobre todo cuando el niño ya tiene dientes. Así evitamos que pueda separarse algún trocito pequeño de la tetina que el niño pudiera tragarse.
Por otro lado, cambiar el chupete a menudo –e incluso alternar varios chupetes- evita que el niño se “enamore” de un chupete concreto y facilita que se lo podamos cambiar cuando el chupete se deteriore con el tiempo.
El chupete debe lavarse a menudo. Cuando los bebés se hacen mayores, limpiarlo con agua y jabón suele ser suficiente.


Ventajas del chupete
El chupete ayuda al bebé a calmarse, a conciliar el sueño y reduce el estrés y el dolor en procedimientos desagradables, por ejemplo, cuando le tienen que poner una inyección.
El chupete protege al bebé del Síndrome de Muerte Súbita del lactante (SMSL). No se sabe cuál es el mecanismo, pero parece que durante el sueño tiene un efecto protector para los lactantes.
La Academia Americana de Pediatría recomienda que los padres ofrezcan un chupete en el momento de dormir tanto en la siesta como por la noche, aunque no se debe forzar su uso si lo rechaza.
Esta recomendación es especialmente importante para los niños que toman biberón, ya que se ha demostrado que tienen más riesgo de SMSL que los alimentados al pecho.

Riesgos del chupete
No conviene ofrecer el chupete a los bebés hasta que la lactancia esté bien establecida, porque podría interferir. Cuando el bebé mama con normalidad, no hay ningún problema. En los bebés alimentados con biberón, se recomienda el chupete desde el primer día.
El uso del chupete es un factor de riesgo de sufrir otitis media (infección del oído). Cuanto más frecuente y prolongado es su uso, el riesgo aumenta, pero disminuye considerablemente si se limita a la hora de dormir.
Los hábitos de succión no nutritiva (dedo y chupete) se han relacionado con las maloclusiones dentarias (fallos en la alineación de los dientes o en la forma en la que encajan los de arriba con los de abajo). Las probabilidades de que esto ocurra aumentan cuando el hábito se prolonga más allá de los 36 meses.
La Academia Americana de Pediatría recomienda limitar el uso del chupete al primer año de vida del bebé.



Fuente: http://www.serpadres.es/bebe/guia-compras/Claves-para-elegir-el-chupete-de-tu-hijo.html
Por: Carolina Marcos.
Por: Belén Juan
Asesora: María José Lozano, pediatra del Hospital Valdecilla y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada